En la sexta edición de esta sección que consiste en diez preguntas y respuestas, Localía Femenina dialogó con la argentina que actualmente se desempeña en el Atlético de Madrid, de la Liga Iberdrola de España. La futbolista hizo hincapié en su relación con el público argentino, se refirió a su pasado en Estados Unidos y habló sobre la Selección Argentina, entre otros temas.

1) ¿Cómo es tu presente en el Atlético de Madrid? ¿Cómo te sentís en tu regreso a la titularidad después de tu lesión?

Estoy muy contenta en este club. Me siento muy identificada con los valores, como el esfuerzo y el sacrificio. No nos regalan nada. Aunque sea uno de los más grandes de España, sabemos que hay dos clubes con mejor presupuesto, y competir contra ellos es muy bueno. Me siento como en Argentina, porque a veces corremos con ciertas desventajas, pero luchamos hasta el final. Estuve tres meses fuera luego de la operación de mi rodilla, pero tuve una recuperación muy rápida y buena.

Con la titularidad tengo cada vez más minutos, voy retomando mi ritmo y el alto nivel que tenía antes de la lesión. El equipo también me ayuda a mejorar, al igual que las personas que están en esos momentos difíciles. Durante la carrera, una se encuentra con muchos obstáculos, y es muy difícil volver a levantarse. En una de esas situaciones, hasta me he planteado dejar el fútbol, por estar lejos de la familia, por perderme fechas importantes. Pero cuando pasas esas semanas duras durante una lesión, volvés con más fuerza. Hay que saber sobreponerse. Dejo el 100% siempre, y en la recuperación también.

2) Compartís equipo con Deyna, Leicy, Ludmila, ¿Cómo es esa atmósfera sudamericana en Europa? ¿Hablan sobre las selecciones y el fútbol sudamericano en general?

Me toca compartir plantel con compañeras un poco más jóvenes, que han tenido la suerte de salir muy chicas de Sudamérica. Me alegra muchísimo compartir equipo con gente de nuestro continente, se respira otro ambiente con la cultura, la música y vida del vestuario, te hace sentir como en casa. Entre nosotras entendemos lo que nos ha costado, y nos respetamos mucho.

3) Mucho se habló en redes sociales de tu paso del Levante al Atlético de Madrid. Primero, por el gran salto a uno de los gigantes de Europa, y por otro lado, por irte de un Levante clasificado a Champions, en cuya clasificación fuiste protagonista, a un Atleti sin competencia continental. ¿Qué fue lo que te llevó a tomar esa decisión?

Fue una decisión muy difícil. Llevaba tres años en el Levante, salimos terceras tres veces en la Liga Iberdrola. En el tercer año conseguimos la clasificación a Champions League, que fue el resultado por el que luchamos esos tres años. Cuando surgió la propuesta del Atlético de Madrid, con un proyecto sólido, cuya idea no sólo era competir para llegar a Champions, sino también competir contra los equipos de esa copa.

Eso hizo que yo eligiera este camino que, si bien es un poco más largo para jugar en Champions, mi intención no es sólo participar de la competición continental, sino competir. Entendemos la posición en la que estamos y que queda mucho camino por recorrer, pero cuando un club grande te expresa que quiere luchar en WUCL, es un proyecto que ilusiona. Siento que decidí bien porque, como dije, estoy muy feliz de representar a este club.

4) No sólo estás en el equipo ideal de la FIFA con las mejores del mundo en The Best y representándonos junto a Lionel Messi, sino que sos la primera argentina en llegar hasta ahí. Fuiste tendencia en redes y los medios explotaron, ¿Cómo viviste ese momento? ¿En qué crees que aportó tu premiación al fútbol argentino?

Cuando salió la primera nómina con las 23 mejores jugadoras y me enteré que estaba ahí, fue muy fuerte y sentí que con eso ya había ganado, no podía pedir más. Pensé que hasta ahí había llegado, porque no me veía jamás en el 11 definitivo. De repente, en el club me dijeron que me tenía que conectar a una llamada con gente de la FIFA. Yo pensé que me iban a decir algo por haber estado entre las 23 jugadoras, pero era para avisarme que había quedado en el 11. No lo podía creer, jamás me imaginé estar ahí. Me enteré de la noticia estando sola, me largué a llorar de la felicidad. Estoy muy feliz porque eso significa que en cada lugar en el que he estado, dejé una buena impresión. Hay gente que no estaba de acuerdo con algunos nombres, pero que me hayan votado jugadoras, compañeras y gente que sabe, es mucho más valedero. Es muchísimo, sigo sin dimensionarlo.

Yo creo que esta premiación facilita el camino a muchas jugadoras argentinas. Antes de irme de Sudamérica, veían la liga en la que estaba, y dudaban si yo podía jugar de la misma forma en una liga de afuera. Y eso es válido, porque en ese momento no había la competitividad de hoy. Entonces creo que el hecho de salir y demostrar que si se puede, a pesar de que no tuvimos las mejores condiciones, les mejoró el camino a muchas. Hemos demostrado que podemos estar al mismo nivel de quienes tienen mejores ligas y recursos en sus países. En Argentina hay talento, hay grandísimas jugadoras, falta tiempo. Estar en el mejor 11 del mundo es dejar a Argentina en lo más alto. Este premio para mi es eso, es un “acá estamos”. No es por mí, no es por mi cara, sino por todas las jugadoras argentinas. Que en cualquier lugar, en cualquier pedacito, se vea la celeste y blanca.

5) Retomando la nota que hicimos para la web de Localia Femenina, y entendiendo que somos parte de esa generación que creció sin referentes mujeres en el futbol, vos, gracias a tu carrera y a una construcción colectiva, sos la primera ídola reconocida para nuestra generación y para las nuevas. Desde afuera se lo siente y vive así, ¿Cómo lo sentís vos?

Es difícil verme así sin haber tenido referentes mujeres en el fútbol. No teníamos noción de que existían otras jugadoras porque toda la atención era para los varones. En la actualidad, gracias a las redes sociales que han hecho mucho, es distinto. Que me vean como referente e ídola es como estar en ese once ideal de la FIFA, no lo dimensiono. Intento siempre hacer lo mejor en pos del fútbol femenino. Me ha tocado vivir tantas cosas injustas y feas, que no quiero que les pase a otras niñas.

Y no sólo por ellas, porque en mi caso también sufrió mucho mi mamá, mi papá, mis hermanos. Es tan feo que no quiero que le pase a ninguna. No importa lo que nos pueda llegar a pasar, sino luchar para que esas generaciones no tengan que padecer lo que padecimos nosotras, que de hecho lo siguen sufriendo. Luchamos para que nuestro camino les sirva a las más chicas. Si eso me convierte en una referente, bienvenido sea, porque lo voy a seguir haciendo.

6) Viviste con el fútbol desde siempre, porque empezaste a jugarlo desde muy chica en Mendoza. Sacando a tus ídolos del masculino, ¿Te acordás cuál fue la primera jugadora que viste como referente?

Cuando jugué en Estados Unidos, tuve de capitana a Ali Krieger. Luchaba siempre por el equipo y tenía todo muy claro. Me pareció una referente muy fuerte. Gran jugadora y compañera, muy buena profesional. Quizás como persona no llegué a conocerla como me hubiese gustado. Era un idioma distinto, yo recién llegaba a Estados Unidos, y aun así ella me consideraba mucho dentro del equipo, y nos entendíamos mucho en la cancha. Me encantó compartir equipo con ella, lo disfruté y la vi como una referente. Más allá de lo que vemos en televisión o redes sobre alguien, a mí me impresiona el día a día de la deportista; ver como entrena, como se esfuerza, porque para mí eso significa más de lo que puedan decir sobre esa persona.

7) Mucha gente tiene fotos tuyas en sus perfiles, camisetas con tu dorsal, están pendientes de tus partidos, piden y hablan de vos, madrugan los domingos para verte jugar en España y te siguen en tu día a día. Es algo cotidiano ver el cariño que te expresan muchas personas ¿Qué pensás sobre lo que generás en tanta gente?

No puedo estar más agradecida con toda esa gente. Son aquellas personas que siguen la disciplina desde hace mucho tiempo, entienden lo que pasamos y saben de mi trayectoria. Tenés lo bueno y lo malo, porque también están quienes ven un solo partido y critican de forma destructiva. La crítica destructiva siempre es más fácil, porque nos escondemos detrás de una pantalla. Siempre se puede criticar, pero de forma constructiva. Yo elijo quedarme con toda esa gente que me expresa su cariño, que está pese al momento que esté pasando, quienes siguen estando, apoyando y entienden todo el camino que hice.

Saben que el camino que transité y aun transito, es el de muchas niñas que han vivido situaciones similares. Agradezco a quienes consideran mi carrera, que saben que en todos los clubes en los que he jugado tuve la oportunidad de renovar siempre, y quizás eso es lo que me define como profesional. Y dejar a la Argentina en el mejor lugar siempre es mi objetivo. Me quedo con quienes me quieren, porque eso me hace dar cuenta que nada de mi carrera fue ni es en vano. A veces no sé de qué manera expresar mi agradecimiento por tanto afecto. Aprovecho este medio para volver a hacerlo, y que sepan que es un sentimiento sincero de agradecimiento por todo el cariño que me brindan.

8) Mientras jugabas en Estados Unidos, en el Washington Spirit, hubo una época de tu vida que no mucha gente conoce, en la que fuiste directora técnica del Toca Juniors, ¿Cómo fue esa experiencia?

Cuando vivía en Estados Unidos, la periodista Paula Lugones me hizo una entrevista, y ella tiene una hija que juega al fútbol. Se dio cuenta que cuando llegué allá estaba bastante sola, se habla otro idioma y también notó el esfuerzo que una hace por el fútbol y jugar en las mejores ligas. Me invitó al entrenamiento de su hija, y ya que aún no conocía a nadie y no hablaba inglés, acepté. Es un club formado y fundado por argentinos, con la finalidad de inculcar y transmitir los valores de los clubes de barrio en Argentina. Me invitaron para ser entrenadora, y como en Cementista llegué a dar clases y había estudiado para ser DT, y sólo me faltaban las prácticas, le dije que sí.

Fuimos probando de a poco, y comencé a entrenar a las nenas, que eran las hijas de quienes formaron y participan del club. Era una locura lo que jugaban. Con el paso del tiempo, veía que siempre iban las madres a esperarlas que terminen la práctica, y comenzaron a engancharse: también querían jugar y entrenar. Así que terminé entrenando a las madres, a las hijas y a otra categoría más grande inclusive. Después de mi entrenamiento, me pasaba todo el día con todas ellas. Cuando éramos locales con el Washington Spirit en la NWSL, ellas iban a verme.

Por más de que algunas sean hijas de argentinos, tienen muy interiorizada la cultura norteamericana de valorar a la futbolista y sus talentos, que es muy parecido a lo que pasa en Argentina con el fútbol masculino. Durante el mundial en Francia también fueron a alentarnos y vernos. Las niñas me miraban con tanta admiración, fue muy impactante, no lo podía creer. Sus madres me lo decían, pero yo no me daba cuenta lo que significaba para ellas. Fue muy lindo conocer a toda esa gente, me dio pena cuando me fui de Estados Unidos, pero sé que tengo las puertas abiertas en el futuro.

9) El pasado miércoles se conoció una nueva lista de convocadas para el partido contra Colombia, e inentendiblemente estás ausente de nuevo. Desde que arrancó este nuevo cuerpo técnico, ¿Tuviste alguna comunicación con el DT o con alguien de AFA?

Sí, Germán Portanova se comunicó conmigo cuando asumió, antes de su primera convocatoria con Argentina. Me dijo que me estaba siguiendo y que contaba conmigo. Me preguntó si estaba dispuesta a volver, y, como siempre lo expreso, le dije que por supuesto que sí. Después se comunicó nuevamente cuando me iban a operar de la rodilla, deseándome pronta recuperación, y nada más.

10) Faltan pocos meses para la Copa América. A comparación de la anterior, ¿Cómo crees que va a ser esta edición con respecto a la competitividad entre las distintas selecciones?

En general, las selecciones vienen trabajando mucho más a comparación de otros años, ocupan las fechas FIFA y eso hará que los equipos lleguen preparados. Con Argentina también porque, por ejemplo, para la edición anterior yo llegué dos semanas antes de competir. No tuvimos un trabajo previo para enfrentar una Copa América, y era un equipo que recién se estaba conociendo. Aún así, en la Copa América pasada, en medio de una lucha colectiva para tener mejores condiciones, logramos clasificar al Mundial. Creo que este nuevo cuerpo técnico tiene esa oportunidad que nosotras no tuvimos, al igual que este grupo de jugadoras: se está trabajando y tienen que aprovechar.

A la Selección Argentina la veo con otro estilo de juego, con intención de salir jugando, de ser protagonista durante el partido. Y eso me gusta mucho, que se intente proponer. Quienes vivimos el fútbol desde adentro, sabemos lo difícil que es construir, mucho más complicado que destruir. Se está notando esa idea, aunque los resultados no son positivos. Yo espero que se empiecen a revertir esos resultados, porque el estado anímico de las jugadoras también afecta para poder demostrar que se está tratando jugar. Que los números acompañen con la idea de juego es importante. Ojalá que en los próximos partidos los resultados mejoren, y siga creciendo esa buena idea de juego que se está tratando construir.